Pregúntale a cualquiera y te dirá con certeza qué objetos son duros y cuáles no.

Esto pasa a ser una de esas cosas que la gente siente que sabe.

Por lo tanto, es posible que no le den un segundo pensamiento.

Si se les pregunta más de cerca sobre su respuesta, puede resultar un verdadero rascador de cabeza.

En caso de que haya confusiones persistentes, la dureza se refiere a la capacidad variable de un objeto o material determinado para resistir la indentación cuando se le aplica una fuerza y generalmente se calcula utilizando el área de la profundidad de la indentación.

La dureza del material debe clasificarse como un carácter en oposición a una de sus propiedades.

 

Prueba de Rockwell

De todas las pruebas utilizadas para medir la dureza, la prueba de Rockwell resulta ser una de las más sencillas y fáciles de realizar, razón por la cual es el método más utilizado.

La precisión de sus resultados también es generalmente incuestionable.

Hay ciertas situaciones en las que puede no ser útil, pero en su mayor parte, esta prueba se puede utilizar para todo tipo de materiales o sustancias.

 

Simple pero complejo

La prueba de Rockwell hace su trabajo utilizando un concepto muy simple.

Incluye aplicar una cierta cantidad de fuerza fija sobre el material que se está probando y luego retirar la carga para inspeccionar la profundidad de la muesca hecha en el material.

Generalmente, la carga se proporciona a través de un pequeño indentador, como un diamante.

Puede parecer muy simple, y el concepto es simple, pero en la práctica el procedimiento de prueba es más complicado de lo que parece.

Un factor que se suma a esta complejidad son las diferencias entre las piezas individuales de metal.

Esta es una de las razones por las que existen treinta pruebas Rockwell individuales.

Son similares pero tienden a utilizar diferentes cargas y demás para las pruebas.

No todas las Pruebas son apropiadas para un determinado material.

El material y sus propiedades deben tenerse en cuenta al seleccionar la prueba adecuada.

Esta prueba es perfecta para aquellos que aún son aficionados y no tienen experiencia en pruebas de dureza.

Además de eso, la prueba de Rockwell generalmente no deja mucha marca y el material queda intacto.

Además, los resultados precisos de sus pruebas solo agregan más credibilidad a esta prueba.

Si se hace correctamente, esta prueba debería ser suficiente para probar la dureza de casi cualquier material, duro o no.

 

 

es_ESEspañol